Fabricación de la seda

La seda es un milagro de la naturaleza, tan fuerte que puede parar balas, tan ligera que se usa en los paracaídas y tan preciosa que durante siglos amenazaban con matar a quien desvelara los secretos de su fabricación; pero ahora el secreto está al descubierto.

La leyenda dice que la seda fue descubierta cuando un capullo cayó dentro del té de la emperatriz de China desenredando un hilo largo y sedoso.

Productores de seda

Aunque la seda es producida en más de 20 países, hoy en día más de dos tercios de las 410,000 toneladas de seda producidas en el mundo provienen de China (74%). Alrededor de un millón de personas están empleadas en el sector de la seda en este país. Los siguientes países importantes en término de producción son India, Uzbekistán, Tailaindia, Brasil y Vietnam. Mientras que los principales importadores son India, Italia y Japón.

países productores de seda

Producción de la seda

Los aldeanos continúan con las tradiciones de sus antepasados tejiendo a mano seda de alta calidad. Para crear las sedas de mejor calidad se utilizan unos insectos llamados Bombyx mori, gusanos de seda. El cultivo del gusano de seda se conoce como sericultura. Aunque muchos insectos producen seda, sólo el filamento producido por Bombyx mori, la polilla de la seda de la morera y algunos otros del mismo género son utilizados por la industria comercial de la seda.

Sericultura

La primera etapa de la producción de la seda es la puesta de huevos de gusanos de seda en un entorno controlado, como una caja de aluminio, que luego se examinan para asegurarse de que están libres de enfermedades. La hembra deposita entre 300 y 400 huevos a la vez. Los pequeños huevos, del tamaño de la cabeza de un alfiler, son incubados (aproximadamente 10 días) hasta que eclosionan en larvas. En este punto, la larva mide aproximadamente un cuarto de pulgada de largo.

Alimentación del gusano de seda

Una vez eclosionan se dedican a engordar, las larvas se colocan bajo una fina capa de gasa y se les alimenta con enormes cantidades de hojas de morera cortadas. Las larvas también pueden alimentarse de naranja Osage o lechuga. Aunque los gusanos de seda se pueden alimentar de algunas otras plantas, la morera siempre se ha asociado con su producción. De hecho, cuando el emperador Justiniano robó por primera vez los medios de producción de seda en el siglo VI d. C. (según la leyenda, dos monjes sacaron de contrabando algunos huevos de China), también robó algunas semillas del árbol de morera. Las larvas alimentadas con hojas de morera producen la seda más fina. La larva consumirá 50.000 veces su peso inicial en material vegetal.

gusanos de seda

Durante 40 días y 40 noches el gusano de seda come casi continuamente. Después de crecer a su tamaño máximo de aproximadamente 8 cm a las 6 semanas, deja de comer, cambia de color y es aproximadamente 10.000 veces más pesado que cuando eclosionó. Si fuesen humanos pesarían 30 toneladas en su primer mes de vida. El gusano de seda está ahora listo para hacer girar un capullo de seda.

Formación del capullo de seda

El gusano de seda se adhiere a un marco, ramita, árbol o arbusto compartimentado en una casa de crianza para hacer girar un capullo de seda durante un período de 3 a 8 días. Este período se denomina pupación.

capullos de seda

Los gusanos de seda poseen un par de glándulas salivales especialmente modificadas llamadas sericterios, que se utilizan para la producción de fibroína, un líquido proteínico transparente y viscoso que es forzado a través de aberturas en la parte bucal de la larva. 

Las secreciones líquidas de las dos grandes glándulas del insecto emergen de un único tubo de salida en la cabeza. El diámetro de este tubo determina el grosor del hilo de seda, que se produce como un filamento largo y continuo. Las secreciones se endurecen al exponerse al aire y forman los filamentos gemelos . Un segundo par de glándulas secreta un líquido de unión de las encías llamado sericina que une los dos filamentos juntos.

Durante este periodo, el gusano de seda rota su cuerpo en un movimiento de figura 8 unas 300.000 veces, construyendo un capullo y produciendo un kilómetro de filamento de seda.

Recolección del hilo de seda

La primera etapa de este proceso consiste en limpiar y separar, incluso desenredar el filamento porque las fibras están pegadas por la sericina, por esto los capullos se sumergen en agua caliente que ablanda la proteína y suelta los filamentos. Una vez lavada (en jabón y agua hirviendo), la tela queda blanda, lustrosa y hasta un 30% más ligera.

El grosor de un filamento de seda es de tan solo unos cientos de milésimas de milímetro por lo que se necesitan varios para formar un hilo lo suficientemente fuerte para su uso. Son necesarios 5000 capullos y 30 horas para enrollar tan solo un hilo de seda, en cuanto a las orugas, se consideran un manjar. La larga hebra se va tejiendo y se pone aparte; pero el problema de la seda es que es muy frágil y no se quiere romper una hebra que has tardado todo un día en conseguir, la ingeniosa solución es salpicar la seda con arroz, que absorbe la humedad inmediatamente.

La seda cruda se trenza en un hilo suficientemente fuerte para tejer o hacer punto. Este proceso de creación del hilo de seda se llama «lanzamiento», y evita que el hilo se divida en sus fibras constituyentes.

teñido de la seda

La hebra de sedas se enrolla alrededor de una rueca, un instrumento muy antiguo que mide la longitud de la hebra. Después las madejas de hilo de seda se tienden para secarse, lamentablemente la seda solo es de un color amarillo, así que estas madejas se sumergen en peróxido de hidrógeno para ser teñidas, después se remojarán en tintes para crear colores más favorecedores. Aún queda para que estas madejas formen un tejido para que se pueda usar.

Tejiendo la seda

La herramienta que las transforma en ropa es el telar, tras cuarenta horas tejiendo y tramando se teje un metro cuadrado, el tiempo que requiere este proceso implica que no pueden satisfacer la demanda de forma artesanal.

telar de seda

Actualmente, existen industrias más especializadas, que escalan el proceso tradicional llevándolo a nivel industrial, llegando a producir 100 kg de seda al día, mediante telares mecánicos.